Descubriendo la exposición permanente IV – SPUTNIK I

SPUTNIKEl epílogo del discurso de la exposición permanente del Pabellón de la Navegación cuenta desde hoy con una nueva pieza que ilustra a la perfección el salto y cambio de horizontes que se imprimió a la navegación en la segunda mitad del siglo XX. Fue entonces, después de cinco siglos de descubrimientos geográficos en nuestro planeta cuando la humanidad ve la nueva frontera de lo desconocido más allá de los límites de la Tierra.

La llamada Carrera Espacial tiene como objetivo fundamental el conocimiento de otros planetas y satélites con fines científicos y tecnológicos, aunque también existen propósitos económicos, políticos y militares. La exploración de esta nueva frontera ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías y de sistemas de comunicación como la televisión, la telefonía móvil o internet, que utilizan los satélites como red de comunicaciones.

El SPUTNIK I es el primer satélite artificial lanzado con éxito desde la Tierra. Puesto en órbita por la Unión Soviética en 1957 marcó el inicio de la exploración del espacio exterior, siendo una pieza clave para entender el inicio de una nueva era: la Era de la Comunicación. La réplica a escala real que se expone desde hoy en el final de la Sala 1 de la exposición permanente del Pabellón de la Navegación formó parte de los fondos expuestos en el Pabellón de Rusia de EXPO’92, y fue presentada tras su restauración en la exposición que organizó la Asociación Legado EXPO con motivo del 20 aniversario de la Exposición Universal.

Con la inclusión de esta pieza, junto con las que ya se han incluído a lo largo del 2012, el Pabellón de la Navegación continúa con su proyecto de recuperación y exhibición de los fondos legados del magno acontecimiento del 92, un proyecto a largo plazo que está dando sus frutos.

Entrevista al director de “TITANIC the exhibition”

Luis Ferreiro explica a los periodistas las claves de la exposición "TITANIC the exhibition"

Luis Ferreiro explica a los periodistas las claves de la exposición “TITANIC the exhibition”

 

 

Luis Ferreiro es el joven director de exposiciones de la empresa Musealia Entertainment S.L., una empresa que gestiona exposiciones de éxito y fama internacional como “Human BODIES” o la aclamada “TITANIC the exhibition”. Nos atiende en Sevilla en una de sus múltiples visitas de control del desarrollo de la exposición, donde tenemos ocasión de hablar de varios aspectos relacionados con la muestra. Os dejamos aquí con la entrevista:

  • ¿Cuál crees que es la clave del éxito de TITANIC THE EXHIBITION?

Creo que la clave de la exposición es que es emocionalmente interactiva. Esta es una historia escrita con el lenguaje más universal que conoce el ser humano: los sentimientos. Y la exposición está hecha con ese mismo lenguaje. A pesar de los casi 200 objetos originales que se muestran, o las impresionantes recreaciones de partes interiores, creo que lo más importante de la exposición no es nada que se pueda ver o tocar. El algo que se siente al visitar, es esa sensación de empatía profunda. De alguna manera, cuando estamos dentro de la exposición, estamos en el Titanic. Lo sentimos, lo vivimos, y también lo sufrimos.

  • ¿Cuáles son los objetos inéditos que se exponen por primera vez en la muestra de Sevilla?

En Sevilla, por primera vez a nivel mundial, se exponen 2 objetos en los que hemos trabajado durante años para poder preservarlos y, finalmente, conseguir que fueran expuestos. El primero de ellos es una etiqueta postal, de las muy pocas que han podido recuperarse. Nos sirve como homenaje a los 5 encargados del departamento postal del Titanic, que lucharon para intentar salvar la correspondencia, a pesar de que en pocos minutos murieron.

El otro objeto es un telegrama original enviado desde la Embajada Española en los Estados Unidos al Carpathia, preguntando por el estado de uno de los pocos pasajeros españoles del Titanic, Víctor Peñasco. Éste había muerto, y podemos mostrar finalmente este telegrama en la misma vitrina donde se muestra otros objetos originales de este pasajero. Se trata de la pequeña conexión española dentro de la exposición, que para nosotros es muy importante.

  • ¿Cómo has encontrado las instalaciones del Pabellón de la Navegación?

Las instalaciones del Pabellón de la Navegación son magníficas. Es una auténtica maravilla poder trabajar en ellas. Están diseñadas con todas las necesidades que requeriría cualquier exposición itinerante de nivel mundial. Su ubicación es estratégica dentro de la ciudad, y además nos permite realizar entradas combinadas con la exposición permanente del Pabellón, de la que soy un profundo admirador.  Con todo, para nosotros, lo mejor ha sido poder trabajar y colaborar con todo el equipo humano del Pabellón de la Navegación y de EMPRESA PÚBLICA DE GESTIÓN DE ACTIVOS. Es un equipo humano brillante, lleno de talento y extremadamente trabajador. El espectacular inicio de la exposición no hubiera sido posible sin todos ellos.

  • ¿Qué respuesta esperas de Sevilla y qué supone el paso de TITANIC por esta ciudad?

Esperamos que Sevilla, como todas las demás ciudades donde hemos estado, sean decenas de miles las personas que se embarquen en la exposición, y conozcan así la verdadera historia del buque. Para nosotros es un gran placer poder abrir, al fin, en Sevilla. Es una de las ciudades más importantes de España y siempre nos había hecho mucha ilusión poder venir. Estamos seguros de que los sevillanos se emocionarán y disfrutarán de este gran evento cultural en la misma medida que lo han hecho en ciudades como Estocolmo, Berlín, Copenhague, Frankfurt o Barcelona.

  • ¿Nos adelantas algo de las sorpresas anunciadas de cara a la campaña de Navidad y Fin de Año?

Estamos trabajando en una serie de actividades a desarrollar durante los próximos seis meses en Sevilla, desde conferencias, concursos, cenas temáticas y actividades hasta colaboraciones y promociones con distintas entidades hispalenses. Haremos todo lo posible por llevarlas a cabo y que el mayor número posible de personas puedan disfrutar de éstas.

Comienzan las actividades del servicio educativo con la visita de docentes

El servicio educativo del Pabellón de la Navegación ya está en marcha. La primera actividad de presentación de la oferta educativa a los docentes fue todo un éxito, acudieron casi un centenar de personas.

Desde el Pabellón agradecemos la buena disposición de todos los participantes que realizaron una visita a la exposición permanente,  asistieron a la presentación de los talleres en el aula didáctica para centros de Educación infantil, primaria y secundaria, a la exposición de la oferta educativa en el salón de actos y una visita a la torre mirador donde se encuentra la exposición “Una vuelta a la Historia de Sevilla“.

La presentación corrió a cargo del personal del Servicio Educativo del Pabellón de la Navegación, asistido por todo el equipo de atención al público.

Si eres docente y te interesa asistir a la próxima jornada del próximo 2 de octubre escribe un correo electrónico a actividades@pabellondelanavegacion.es o llama al teléfono 954 043 111.

¿Qué plantea el Servicio Educativo del Pabellón de la Navegación?

Ofrece la posibilidad de analizar las exposiciones con recorridos comentados y participar en talleres prácticos que permitirán complementar la visita. Partiendo del rigor científico, plantean todas las actividades  con un carácter esencialmente participativo. De este modo, se exploran de un modo ameno los contenidos seleccionados para cada nivel.

El servicio incluye visitas guiadas y talleres prácticos para todo tipo de grupos. También se han  diseñado unidades didácticas y materiales complementarios para que los profesores de los centros de enseñanza que participen en la actividad, puedan obtener la experiencia más satisfactoria.

Puedes visitar el álbum sobre la visita en la página de Facebook Encarte Producciones y descargarte el programa explicativo para tener toda la información sobre el mismo, además de contar con el teléfono  954 043 111 y el correo actividades@pabellondelanavegacion.es donde podrás presentar tus dudas o sugerencias.

El Pabellón apuesta por la educación. ¡Levad anclas!  Hay un océano por descubrir.

Descubriendo la exposición permanente III – Juan Pérez

ImagenJuan Pérez, el grumete; Juan Pérez, el condenado; Juan Pérez, el verdugo; Juan Pérez, la víctima. Hoy 30 de agosto, nuestra exposición permanente vuelve a darnos una lección sobre cómo han evolucionado algunos conceptos y cambiado a lo largo de la historia, en este caso, el de administración de justicia. De hecho, tal día como hoy en 1571, el marinero Juan Pérez recibió en su cuerpo una lección ejemplar, un castigo que no olvidaría para el resto de su vida. Fué sometido a la tortura de la “garrucha” o el trato de cuerda, que era una de las condenas con las que se trataban a los infractores de la justicia a bordo de los barcos. Era un castigo ejemplar para aquellos cuya conducta dejaba de serlo.

Juan Pérez fué acusado de clavar un cuchillo en la espalda a uno de sus compañeros. Los motivos que lo conducen a hacerlo quizás puedan parecernos bastante inconsistentes, pero a bordo de un barco y en una larga travesía, todo parece magnificarse. El hecho en sí es el robo de un trozo de pan, un fragmento de un bien muy preciado y muy escaso en los barcos que completaban las rutas atlánticas, donde el almacenamiento de víveres a veces se veía disminuido para conseguir más capacidad de carga de mercancías.

La administración de justicia a bordo de la nave correspondía al general de la flota, que tenía que ocuparse de que la buena convivencia imperase en todo momento en su barco, ya que una gresca o un motín podían acarrear funestas consecuencias para el éxito de la empresa. Por eso mismo, los castigos eran tan ejemplares, por eso los juicios eran tan sumarios y, normalmente, con graves consecuencias para el acusado.

Cuando vengas al Pabellón de la Navegación y te encuentres este cuchillo ensangrentado, presta mucha atención, ya que podrás asistir como un marinero más a la condena que sufrió este arrepentido marinero. Además, tendrás que ayudar a izar su cuerpo al palo mayor… ¿te atreverás?

Descubriendo la exposición permanente II – Francisco Manuel

Continuamos, con esta entrada, descubriendo la exposición permanente del Pabellón de la Navegación, y hoy nos fijamos en una efemérides que, si bien puede parecer el argumento de una superproducción norteamericana de dibujos animados, es tan real como la historia. Así lo atestigua un documento conservado en el Archivo de Indias que hoy cumple 419 años y que es la declaración de unos testigos sobre la solicitud de un tal Francisco Manuel para presentarse al examen de Piloto. Este examen es el que permitiría a aquel que lo aprobase, llevar el control efectivo de las naves que completaban la Carrera de Indias, lo que requería una formación amplia y reservada a las élites. Por eso, estos testigos tenían que acreditar el origen noble de la persona que iba a ser examinado, o al menos, la buena condición de su estirpe. En el caso de Francisco Manuel, esto iba a ser un tanto complicado, ya que era huérfano y no se le conocía pariente alguno, por lo que cabe preguntarse ¿cómo consigue llegar a presentar esta solicitud a la Casa de Contratación?

Francisco Manuel, más conocido en la sala 1 del Pabellón de la Navegación como ”el huérfano del Arenal”, era uno de tantos niños pobres y abandonados que vivían por el barrio del Arenal de Sevilla, prestando atención al trasiego de las naves que partían o llegaban a la ciudad que en el s. XVI capitalizaba el comercio con el Nuevo Mundo. Siendo muy pequeño, tuvo la suerte de cruzarse con Andrés de Paz, uno de los armadores más ricos y poderosos de Sevilla, que se fija en él y se lo lleva en uno de sus barcos apadrinándole y formándolo para que llegase a ser un “hombre de bien”.

La fortuna parece fijarse en Francisco y transformó su vida, que estaba destinada a sobrevivir mediante el pillaje y la delincuencia. ¿Quieres saber si consiguió su propósito? No dudes en venir a buscar estas huellas en la exposición permanente del Pabellón de la Navegación; ellas te conducirán al final de esta historia.

Imagen

Descubriendo la exposición permanente – Francisco Escudero

La exposición permanente del Pabellón de la Navegación está llena de verdad, de Historia y de historias de personas cuyos testimonios revelan lo que significaba embarcarse rumbo a América en unos tiempos en los que navegar no dejaba de ser una extraordinaria aventura. Estas historias han sido extraídas de numerosas fuentes, entre las que destaca el Archivo General de Indias, una institución clave para comprender la Historia Americana de Sevilla y de España.

Hoy escribimos sobre este tema, porque uno de los documentos que ilustran la historia de uno de estos personajes cumple 217 años. Tal día como hoy, el 16 de julio de 1795, el ciego Francisco Escudero presentó a las autoridades una petición de licencia para viajar a México. En aquella época, para poder embarcarse era necesario alegar el motivo que tenía el viaje, ya que existía un riguroso control para que todas las personas que llegasen a América fueran “personas de bien” y no fueran a ejercer la delincuencia u otras actividades poco honorables. Estos controles eran aún más exhaustivos si, como en el caso de Francisco, sobrevivías gracias a las limosnas y a la caridad. Francisco alegó en ese documento de solicitud, que tenía un hermano comerciante en la ciudad de México “el cual hallándose en edad avanzada le ha escrito tiene dispuesto el dejarle por único y universal heredero de sus bienes, y le manda a él expediente que pase a aquella ciudad y viva en su compañía para que se entere de las cosas de su casa”.

La historia de Francisco es la historia de un personaje anónimo que, de no ser por ese documento que hoy cumple 217 años, hubiera pasado desapercibida. Además, es curioso que la exposición permanente del Pabellón de la Navegación comience con una historia de este tipo, ya que Francisco no es un famoso navegante, no es un marino ilustre, ni siquiera perteneció a una tripulación indiana. Pero en cambio, ilustra unos valores que son fundamentales para entender la Historia de la Navegación Atlántica y el sueño del Nuevo Mundo, como son los valores de la ilusión y la esperanza por emprender un futuro más prometedor en una tierra de oportunidades.

Para saber si Francisco consiguió su propósito o si era verdad lo que alegaba tendréis que venir a descubrirlo a nuestra exposición permanente, llena de historias que seguro que os sorprenden.

La torre de la Historia

ImageCuando tomamos la decisión de renovar los contenidos expositivos de la Torre Mirador (Torre Schindler), estuvimos debatiendo durante un tiempo cuáles eran los más apropiados para este especial espacio. En un principio, nos pareció que una temática complementaria a la navegación sería lo más oportuno, y en el equipo de trabajo se perfilaron ideas como la de hacer una exposición que recopilara cantidades, números y magnitudes para cuantificar la historia de la navegación. Era un contrapunto a la crónica, fundamentalmente humana y técnica, que se ofrece en la exposición permanente del Pabellón. También se consideró la oportunidad de recopilar embarcaciones históricas, o incluso de exponer el proceso de construcción de un barco, pero todas estas ideas se desecharon finalmente, ya que tras hacer un profundo análisis diagnóstico del contexto y del público, no tuvimos más remedio que rendirnos ante la obviedad.

La Torre del Pabellón de la Navegación es el mirador panorámico más privilegiado de Sevilla. El hecho de encontrarse a buena distancia del casco histórico y a una altura considerable lo convierte en un observatorio capaz de identificar las raíces históricas de nuestra ciudad, su desarrollo y su evolución a lo largo del tiempo. Esta fue la razón que finalmente nos llevó a considerar que la Torre Mirador ofrecía una oportunidad extraordinaria para convertir a nuestros visitantes en auténticos “arqueólogos del paisaje”, en espías urbanos capaces de rastrear las huellas e indicios heredados del pasado.

“Una vuelta a la Historia de Sevilla” es el título de la exposición resultante. El tratamiento colorista y sencillo de todos los paneles que la componen la hacen especialmente accesible a todos nuestros visitantes, con especial atención a los escolares y a los turistas, que encontrarán un sumario de los principales periodos de la historia de Sevilla. También los sevillanos y sevillanas encontrarán en la torre un buen espacio para reconocerse en la historia de su ciudad.

Desde el pasado 18 de mayo es visitable esta nueva exposición, en la que esperemos que seáis muchos los que vengáis a mirar la ciudad desde el cristal de la historia.

Vive la visita virtual del Pabellón en 360º

¿Quieres visitar el Pabellón?, ¿Te gustaría poder mostrárselo a alguien para que te acompañe? Ahora es posible hacerlo gracias a Planeta Digital360º  que ha recreado el Pabellón de la Navegación con un mapa personalizado, videos y sonido, y cinco puntos para visitar incluyendo la Torre Schindler.
Forma parte de un proyecto de recreación de los espacios Legado de la EXPO’92 como el Pabellón de Marruecos o el de la Unión Europea y la Esfera Bioclimática. Para Ramsés García (@ramsesgf), autor de la visita virtual supone “un homenaje al acontecimiento que marcó un antes y un después en Sevilla tanto a nivel de infraestructuras como para todos aquellos que pudimos disfrutar de aquellos 6 maravillosos meses.”

Hablamos con Ramsés que comentó el proceso de creación y desarrollo, que “tenía claro qué pabellones quería introducir en la visita virtual, lo que me sorprendió muy gratamente fue ver el Pabellón de la Navegación. Mi idea inicial era realizar una toma de exterior, pero al entrar y verlo cambié completamente de idea y decidí que merecía un bloque completo desde todos los puntos posibles”.

Y nos transmite las sensaciones de su visita. “En la Exposición Permanente sólo con entrar, oír el sonido del mar y ver la simulación del movimiento de las olas con luces ya merece la pena ir a visitarlo, es un lugar en el que se respira paz y sosiego, como si realmente estuviera uno frente al mar”, comenta. Sigue leyendo

Antonio López nos enseña a mirar una ciudad

ImageSegún el diccionario de la RAE, la definición de “admirar” es “considerar algo como extraordinario o inesperado”. Ayer por la tarde sentí con total intensidad el verdadero significado de esta definición, ya que lo que quiero compartir fue para mí tan sorprendente como asombroso.

Varios días está visitando el Pabellón de la Navegación el que es considerado por muchos el mejor pintor español vivo, una consideración que, al tenerlo de cerca, se transluce más en su forma de mirar y de acercar lo artístico a lo cotidiano que en la cotización que sus obras alcanzan en el mercado del arte. Se trata de Antonio López, que recaló en nuestro Pabellón y en la Torre Mirador dentro de un periplo por los puntos más altos de la ciudad, desde donde está estudiando la posibilidad de pintar una vista de Sevilla en la línea de los paisajes urbanos que lo han consolidado como uno de los pintores más reconocidos del panorama artístico actual.

Como podréis comprender, la oportunidad de que Antonio López escoja nuestra Torre como el punto desde el que mirar y plasmar a la ciudad de Sevilla, es verdaderamente extraordinaria, pero independientemente de que esta posibilidad se convierta en realidad, la visita de ayer fue todo un privilegio por otros motivos. Para mí, el principal valor de esta visita fue poder asistir al análisis que Antonio hizo del paisaje de Sevilla desde el mirador de la Torre.

Desde el principio, consideró esta vista de Sevilla como una vista definitiva. Lo que más le llamó la atención es que sobre el horizonte de edificios se percibe el  campo, que es lo que compone el auténtico horizonte, convirtiendo a Sevilla en una gran cornisa dentro de la planicie del terreno. En esta condensada clase magistral de cómo mirar una ciudad, Antonio hizo hincapié en que esta Sevilla que se ve desde aquí es distante de todo lo que se ha hecho, es una visión dura, como lo es nuestra época.

Ahora sólo nos queda esperar para que esta visita de sus frutos y podamos contar con la privilegiada mirada de Antonio López para ofrecer una nueva visión de Sevilla. No obstante, según sus propias palabras, hay muchas vistas de Sevilla, pero aquí está todo.