Charla coloquio: El proyecto de navegación frustrado de Carlos Mendoza

Incluimos en este post las notas que hemos extraído de la conferencia que ofrecida por Alfonso de Vera el pasado 15 de mayo en el Pabellón, sobre uno de los proyectos más ambiciosos pensado para la puesta en valor del río Guadalquivir, propuesto por el ingeniero Carlos Mendoza a comienzos del Siglo XX.

De esta manera, intentamos resumir de la manera más fiel esta charla, en la que se ha aportado una gran riqueza de datos históricos, imágenes y opiniones del propio Alfonso de Vera.

Alfonso de Vera, además de marino mercante, es un estudioso y entusiasta de la historia de la navegación, en particular de la navegación fluvial. De Vera es también presidente de la Asociación de Amigos Impulsores de la Navegación, AINA que tiene, entre sus objetivos, la recuperación de la navegación por el Guadalquivir en el tramo entre Sevilla y Córdoba. Aprovechamos para agradecer, desde el Pabellón de la Navegación, el tiempo que nos dedica Alfonso de Vera en la realización de estas actividades culturales.

—————-

Sevilla, 25 de mayo de 2015

Es interesante observar como desde la época romana hasta nuestros días se ha pretendido poner en valor el río Guadalquivir y hacerlo navegable de un modo fijo y/o discontinuo. Esta navegación o hacer de este río grande un “río flotable” aguas arriba de Sevilla, incluso hasta Cazorla, ha sido una hecho histórico recurrente, en el que han chocado un cúmulo de intereses que no deberían ser enfrentados. Hablamos de los barqueros y los molineros, de los regadíos con sus canales de riego y, por supuesto, de los intereses de la misma navegación. Este hecho ha despertado una preocupación muy intensa especialmente en el siglo XIX y más aún en el XX, cuando el torrente bético se convierte en un río domesticado.Carlos Mendoza - Inauguracion Metro de Madrid

 Numerosos humanistas, pensadores, simples usuarios y desde luego ingenieros de obras públicas de diversas épocas entre los que destacan Lemaur, Larramendi, García Otero, Manuel Cominges, y Carlos Mendoza entre otros, sin ánimo de ser exhaustivos, quisieron recuperar una navegación sobradamente testada desde nuestra época romana.

La charla de hoy se centra en el proyecto que lentamente fue concibiendo el ingeniero Carlos Mendoza, primero desde su empresa Mengemor, con intereses crecientes en el valle del Guadalquivir, y después desde la compañía “Canalización y Fuerzas del Guadalquivir”. Mendoza presentó por fin su proyecto de navegabilidad entre Sevilla y Córdoba en 1919 y fue aprobado por las autoridades en 1925 con un plazo de ejecución de 30 años. Este proyecto fue respaldado por el propio rey Alfonso XIII pero sufrió todo tipo de vicisitudes político-sociales hasta la total renuncia del mismo en 1964.

De haberse ejecutado, se habría conseguido un tráfico de mercancías anual entre Córdoba y Sevilla superior al que tenía el Imagen presa del Guadalquivirpropio puerto hispalense en 1925. Mendoza lo estimaba en unos 7 millones de Tm. El río se pondría en navegación para barcos fluviales de unas 450 Tm. y hasta unos 50 m. de eslora, por medio de 11 presas que servirían de soporte a otras tantas esclusas y estaciones hidroeléctricas que producirían aproximadamente 65 millones de Kw de electricidad al año.

Hoy día se podría considerar que esta  navegación sigue siendo un tema abordable ya que aspectos turísticos y de fomento hacen que recuperar la navegabilidad del Guadalquivir entre Sevilla y Córdoba pueda cobra un valor en la actualidad.

—————-