La peste de las Naos: el escorbuto.

Escorbuto 4

Vitrina sobre el escorbuto – Museo Pabellón de la Navegación

 

“Pero por encima de todas las penalidades, esta era la peor: que les crecían a algunos las encías sobre los dientes – así los superiores como los inferiores de la boca -, hasta que de ningún modo les era posible comer: que morían de esta enfermedad.”

Antonio Pigafetta – Crónica del primer viaje alrededor del mundo, 1519 – 1522.

—   —   —

Hoy en día, todos tendemos a tomar alimentos que están enriquecidos con vitaminas y minerales en la creencia de que son más saludables. Una dieta equilibrada puede ser suficiente para proporcionar al cuerpo todo lo que necesita pero la historia nos muestra que no siempre tenemos acceso a una alimentación adecuada.

El escorbuto o “la peste de las naos”, es una enfermedad causada por la carencia prolongada de vitamina C. Esta enfermedad es una vieja conocida de la humanidad – Hipócrates la describió en el año 400 antes de Cristo.

Hasta hace poco la causa del escorbuto era desconocida, aunque la sabiduría o la tradición popular decía que si se comían ciertas hierbas o alimentos frescos, los síntomas se podrían mantener bajo control.

Escorbuto 1

Tratamiento a bordo del escorbuto con zumo de limón.

El escorbuto se convirtió en un problema de gran importancia al iniciarse la Era de los Descubrimientos en el Siglo XV. Los marineros se embarcaban en travesías oceánicas que duraban varios meses en las que se alimentaban exclusivamente de comida en conserva, carne salada, frutos secos,  cereales, etc., carentes  totalmente de vitamina C. Y el cuerpo humano no es capaz de generarla a diferencia de otros animales.

Escorbuto 2

Los síntomas comenzaban con dolor en las articulaciones, moratones en la piel, encías hinchadas. Los dientes terminaban por caerse y comer se hacía muy doloroso, casi imposible, hasta el punto en que la debilidad se hacía extrema. El final era la muerte. Se estima, por ejemplo, que en la expedición de Magallanes sucumbieron 208 de los 265 hombres sólo por causa del escorbuto siendo la mayor de sus penalidades, como se aprecia en la cita de las crónicas de la primera vuelta al mundo de Antonio Pigafeta, que figura al comienzo de esta entrada.

Escorbuto 3 James_Lind_by_Chalmers

James Lind

Fue en el año 1.747 cuando James Lind, médico escocés que prestaba servicio en la armada británica, descubrió, experimentando distintas dietas a bordo del buque Salisbury, que el zumo de limón curaba rápidamente esta dolencia, supliendo con total garantía la carencia de vitamina C. Nadie puede calcular las miles de vidas que se salvaron gracias a la investigación de Lind.

En la exposición permanente del Pabellón se hace mención, en la Sala 3 dedicada a la vida a bordo, a los estragos que causó esta terrible enfermedad y se reconoce el mérito de James Lind como descubridor de los efectos beneficiosos del zumo de los cítricos para combatir sus efectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: