Cómo viven Proyecto Búho en el Pabellón por Miriam Puig

Entrevistamos a Miriam Puig, monitora coordinadora de Proyecto Búho para conocer mejor las actividades que  se desarrollan en el Pabellón de la Navegación, un programa educativo de verano que convierte una zona del Pabellón en un campamento bilingüe.

Este campamento pretende favorecer la conciliación familiar y laboral donde, a través de diferentes actividades vinculadas al Museo de la Navegación, los pequeños aprenden sobre la historia, la ecología, la ciencia, etc.

El objetivo principal es que los niños aprendan de una manera divertida sobre distintas temáticas realizando actividades innovadoras, con bases educativas y adaptadas a su edad. Estas actividades se desarrollan íntegramente en inglés, por lo que los participantes se ven inmersos en este idioma aprendiendo además esta lengua tan importante.

¿Qué temática ha sido la protagonista de cada semana?
Cada semana los participantes realizan distintas actividades en torno a una temática.
25 – 29 de Junio “Bitácora”. A lo largo de esta semana nos adentramos en el emocionante viaje que siglos atrás recorrieran intrépidos navegantes en su búsqueda del nuevo mundo. A través de emocionantes juegos y actividades conoceremos de cerca la cabuyería, técnicas de orientación en el mar, alimentación a bordo y mucho más.

2 – 6 de Julio “Medievalum, Sevilla y el Guadalquivir”. Esta temática pretende estimular la curiosidad de los participantes por la época medieval. A lo largo de la semana nos sumergimos en el fantástico mundo de la Edad Media. A través de la historia del famoso caballero llamado Rodrigo Díaz de Vivar, protagonista del Cantar de Mío Cid, conocimos de primera mano cómo vivían en esta época, su forma de vestir, sus costumbres y tradiciones.

Sigue leyendo

Descubriendo la exposición permanente – Francisco Escudero

La exposición permanente del Pabellón de la Navegación está llena de verdad, de Historia y de historias de personas cuyos testimonios revelan lo que significaba embarcarse rumbo a América en unos tiempos en los que navegar no dejaba de ser una extraordinaria aventura. Estas historias han sido extraídas de numerosas fuentes, entre las que destaca el Archivo General de Indias, una institución clave para comprender la Historia Americana de Sevilla y de España.

Hoy escribimos sobre este tema, porque uno de los documentos que ilustran la historia de uno de estos personajes cumple 217 años. Tal día como hoy, el 16 de julio de 1795, el ciego Francisco Escudero presentó a las autoridades una petición de licencia para viajar a México. En aquella época, para poder embarcarse era necesario alegar el motivo que tenía el viaje, ya que existía un riguroso control para que todas las personas que llegasen a América fueran “personas de bien” y no fueran a ejercer la delincuencia u otras actividades poco honorables. Estos controles eran aún más exhaustivos si, como en el caso de Francisco, sobrevivías gracias a las limosnas y a la caridad. Francisco alegó en ese documento de solicitud, que tenía un hermano comerciante en la ciudad de México “el cual hallándose en edad avanzada le ha escrito tiene dispuesto el dejarle por único y universal heredero de sus bienes, y le manda a él expediente que pase a aquella ciudad y viva en su compañía para que se entere de las cosas de su casa”.

La historia de Francisco es la historia de un personaje anónimo que, de no ser por ese documento que hoy cumple 217 años, hubiera pasado desapercibida. Además, es curioso que la exposición permanente del Pabellón de la Navegación comience con una historia de este tipo, ya que Francisco no es un famoso navegante, no es un marino ilustre, ni siquiera perteneció a una tripulación indiana. Pero en cambio, ilustra unos valores que son fundamentales para entender la Historia de la Navegación Atlántica y el sueño del Nuevo Mundo, como son los valores de la ilusión y la esperanza por emprender un futuro más prometedor en una tierra de oportunidades.

Para saber si Francisco consiguió su propósito o si era verdad lo que alegaba tendréis que venir a descubrirlo a nuestra exposición permanente, llena de historias que seguro que os sorprenden.

Ven al Pabellón de la Navegación en bici

Redactamos esta brevísima entrada, una vez más para agradecer a todos nuestros visitantes y seguidores la implicación que tienen con nuestro proyecto. El Pabellón de la Navegación tiene como objetivo fundamental cumplir con las expectativas de nuestros amigos, por lo que es un placer compartir con todos vosotros las mejoras que se producen gracias a vuestras sugerencias y aportaciones.

Desde hoy podrás venir en bicicleta al Pabellón de manera cómoda y segura, utilizando el carril bici hasta nuestra puerta, y una vez allí, dejarla  justo al lado del control de seguridad, donde hemos instalado un bicicletero.

Han sido muchas las sugerencias que hemos recibido a través de las Redes Sociales y de nuestro Buzón de Sugerencias, por eso os animamos a que sigáis haciendo uso de estas herramientas de comunicación. Así seguiréis haciendo vuestro este navío. Además, las bicicletas son para el verano 😉